LOGÍSTICA

¿Qué es «el problema de la última milla»?

Qué es el problema de la última milla
Foto: Prostooleh

El problema de la última milla es uno de los grandes desafíos de la logística actual, te contamos todas las claves

La última milla es el proceso de entrega de un envío desde que sale del último punto logístico hasta que lo recibe el destinatario. Lo que puede parecer una de las tareas más sencillas es, en realidad, uno de los puntos donde más se atasca el envío de paquetes.

En muchos casos, en los envíos ecommerce, desde que el cliente realiza una compra online hasta que la empresa de transporte lo lleva a su ciudad pueden pasar menos de 24 horas. Sin embargo, que un repartidor se lo entregue al cliente puede demorarse en días. A eso se le llama «problema de la última milla».

¿Por qué se genera el problema de la última milla?

Este problema viene derivado de diversos factores: dificultad de circulación en las ciudades, pocas plazas de aparcamiento y, la más importante, la ausencia del destinatario en el momento de la entrega.

Estos son algunos de los problemas asociados a la última milla:

  • La empresa de transporte pierde dinero al tener que intentar varias entregas.
  • Los destinatarios tienen una experiencia de entrega peor y, por consiguiente, de compra.
  • Las ciudades se congestionan, aumentando el CO2 y empeorando la circulación y, por lo tanto, la vida en las ciudades.

En los últimos años, son muchas las empresas de logística para acabar con el problema de la última milla y, aunque se está avanzando mucho, sigue sin darse con la clave.

En este aspecto, estas son algunas de las cosas clave que ayudan a mejorar este proceso que trae de cabeza al sector de la logística.

  • Tecnología GPS y Big Data para asegurar el momento de la entrega
  • Planificación y optimiazación de rutas
  • Control y seguimiento de todo el proceso hasta la entrega
  • Comunicación con el cliente durante todo el proceso
  • Tecnología inteligente de recepción de paquetes (Yolodoor, Lockers, puntos de conveniencia)

Como uno de los grandes hándicaps del problema de la última milla lo origina la ausencia del destinatario en su domicilio, es obvio que hay que encontrar soluciones para que no sea necesaria su presencia.

Repartidor de Amazon realizando una entrega

Soluciones para el problema de la última milla

La gran solución para el problema de la última milla es Yolodoor, la puerta inteligente que recibe tus compras cuando no estás en casa.

Con una puerta inteligente, el mensajero puede entregar el paquete sin que el destinatario se encuentre en el domicilio, bien mediante una llamada o escaneándo el número de envío.

Otras soluciones que pueden adaptarse al estilo de vida del cliente y ayuda a los repartidores a no estar dando vueltas por la ciudad son los puntos de conveniencia, que son lugares estratégicos dentro de las ciudades donde se entrega el paquete y el destinatario se acerca a buscarlo.

Otra opción son los lockers, una especie de taquillas inteligentes distribuidas en las ciudades o comunidades de vecinos, donde los repartidores depositan los envíos y posteriormente los destinatarios los recogen.

You may also like

Comments are closed.

More in:LOGÍSTICA